Miércoles 23 de noviembre

19:00 horas

Aula Magna de la Facultad de Filología

Entrada libre hasta completar el aforo

http://www.sanchezrugeles.wordpress.com

 

EDUARDO SANCHÉZ RUGELES. Nació en Caracas en 1977.Licenciado en Letras (Universidad Católica Andrés Bello, Caracas); Licenciado en Filosofía (Universidad Central de Venezuela); Magister en Estudios Latinoamericanos (Universidad Autónoma de Madrid) y en Estudios Literarios (Universidad Complutense de Madrid). Actualmente, realiza estudios de Doctorado en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Salamanca.

Ha publicado Blue Label / Etiqueta Azul (Libros de El Nacional, 2010), ganadora del Premio Iberoamericano de Novela Arturo Uslar Pietri y Finalista del Premio de la Crítica de Venezuela 2010; Transilvania, unplugged (Alfaguara, 2011), finalista del Premio Iberamericano de Novela Arturo Uslar Pietri, y el libro de relatos Los Desterrados, una serie de crónicas reales e imaginarias sobre venezolanos en el exilio. Con su novela inédita Liubliana obtuvo en México el primer lugar del Certamen Internacional de Literatura Letras del Bicentenario, Sor Juana Inés de la Cruz 2011.

 

“Nunca imaginaron que Transilvania sería su perdición. Antes del fin, Rumania sólo era un lugar perdido en un mapa, un nombre tenebrista con el que habían tropezado en relatos góticos o películas de serie B. El ardor veraniego de los Cárpatos sería testigo de cómo José Antonio Galleti, de nacionalidad plural, desaparecería en un campo de refugiados de Moldavia. También Emilio Porras, de singular procedencia, improvisando propósitos existenciales, compraría su derrota al dictar un curso de cocina internacional a un grupo de comerciantes ingenuos, empeñados en dar una buena faz a la que sería, entonces, la Capital Europea de la Cultura: Sibiu”.
Transilvania unplugged. (Alfaguara, 2011)

“«¡El loco, el loco!», dijo una voz infantil. Los niñitos de la cuadra salieron corriendo. «¡Corre! ¡Corre que ahí viene el loco!», gritaron riéndose, escudándose detrás de sus madres asustadas. La escena se repetía todos los días, en horas de la mañana, cuando bajaba a comprar el periódico. Tardé en comprender.
La locura es asintomática. Nunca me di cuenta. Tenía la convicción de que era una persona normal… yo sólo quería matar a Dios”.
Liubliana (Próximamente: Ediciones B, 2012)

 

Anuncios